fbpx

Día Internacional del Hombre

“Ser un varón es cuestión de nacimiento. Ser un hombre es cuestión de elección.”
-Edwin Louis Cole

El 19 de noviembre se celebra el Día Internacional del Hombre (DIH). Una celebración no tan sonada como el Día Internacional de la Mujer por varias razones, pero al que creo que también vale la pena prestarle atención desde un lugar separado. Lo primero que diré es que no son conmemoraciones paralelas.

El Día del Hombre nace a partir inquietudes de salud y trato a las que se ven confrontados los hombres en su día a día. Se podría decir que nace como consecuencia del de la mujer, sin llegar a tener el apoyo ni la expansión del otro. En cambio, el Día de la Mujer conmemora la huelga de las trabajadoras textiles neoyorquinas en 1908 exigiendo menos horas, mejor salario y el derecho al voto.

Gender inequality in Singapore remains a problem. Here's why. - The PrideImagen obtenida de: The Prime.

En mi investigación encontré la página oficial del DIH y encontré que la intención es celebrar los valores positivos que traen los hombres al mundo. Pero inevitablemente me quedó un extraño sabor en la boca. El vídeo que aparece en la página principal explica que el tema de este año es la salud de hombres y niños, seguido de cifras sobre el suicidio, accidentes y demás problemas en los que los hombres se ven más afectados que las mujeres.

Es cierto. Las cifras en varones son más elevadas. Las tasas de asesinatos, suicidios, violencia, crimen son más altas entre hombres, así como una expectativa de vida menor.

¿Por qué sucede esto?

Vivimos en una sociedad en la que desde hace siglos el hombre ha sido considerado el “pilar”. Falocentrismo le llaman algunos, patriarcado otros. El poder de oprimir a las masas y al género opuesto se lo han adjudicado los hombres por muchas razones a lo largo de los años, algunos sosteniendo que el sexo “fuerte” (por mera biología) es el que debe llevar las riendas. Tanto, que los hombres se han creído esas ideas derivando en lo que hoy conocemos como machismo.

Machismo: actitud o manera de pensar de quien sostiene que el hombre es por naturaleza superior a la mujer.

Hablar de esto no es sencillo, pero quiero ser lo más claro posible. Estas conductas de superioridad han afectado principalmente a las mujeres, quienes han sido oprimidas y violentadas. Pero también han afectado la forma en que los hombres se ven a sí mismos. La violencia, la prepotencia, la depresión y la posesividad nacen de la incapacidad emocional del varón de externar sus sentimientos, sus emociones, preocupaciones y sublimarlas en lugar de transformarlas en agresiones.

Men's mental healthcare – striving for better reach | The PsychologistImagen obtenida de: The Psychologist. 

Es parte de la cultura del macho el que los hombres se quieran ver fuertes y superiores, por lo que se han dejado pasar todos estos problemas. Detrás de la máscara de la virilidad se esconden inseguridades que si no se tratan acaban siendo letales. La necesidad de mostrar que son más fuertes o aptos que los demás, sobre todo físicamente, nos aleja de la parte racional del ser humano y nos regresa al puro instinto.

Creer que estas conductas violentas son normales nos aleja del progreso, de la capacidad de pensar y evolucionar. Y creo que ahí es dónde debe estar el pilar del Día Internacional del Hombre. Atender todas estas necesidades silenciadas por la falsa pose del superhombre.  

Los pilares del DIH son:

-Promover modelos masculinos positivos no solo estrellas de cine o deportistas, sino todas las ramas de trabajo que emplean los hombres. Vidas honestas, respetuosas y decentes.

-Celebrar las contribuciones positivas del hombre a la sociedad comunidad, familia, matrimonio, paternidad y al medio ambiente.

-Enfocarse en la salud y bienestar de los hombres social, emocional, física y espiritualmente.

-Prestar atención a la discriminación contra los hombres en áreas de servicio social, actitudes sociales, expectativas y ante la ley.

-Mejorar las relaciones entre géneros y promover la equidad.

-Crear un mundo más seguro y mejor en donde todos puedan ser libres de crecer y alcanzar su potencial de manera sana y segura.

Visibilizar, vulnerar, transformar

La intención de visibilizar estos problemas no es demeritar la lucha de las mujeres por la equidad y la libertad, mucho menos contrarrestar su movimiento. Pero son factores que también hay que tomar en cuenta para que la relación entre hombre y mujer pueda seguir evolucionando hasta que las oportunidades, el respeto y el potencial sea parejo.

En Twitter encontré varios comentarios que decían que no había nada que festejar, o que el Día del Hombre se festejaba todos los días del año, haciendo referencia al vigente privilegio masculino. Y entiendo, estoy de acuerdo y lo comparto hasta cierto punto.

Son luchas distintas pero complementarias, ambas necesarias para el bienestar social.

Como hombres tenemos mucho que aprender y me parece que nuestra misión es redefinir lo que es ser “hombre”, lejos de superioridad y poder. Tiene que haber algo más. Hoy levanto la voz por todos aquellos que no han sobrevivido al peso de ser hombres en esta sociedad y los exhorto a hablar, a confrontarse con su propia hombría y a definirla desde nuevos lugares.

La frase con la que empecé este artículo dice algo importantísimo:

Ser un mejor hombre es cuestión de elección.

Imagen destacada obtenida de: Pinterest.

Fuente:

Dads4Kids Fatherhood Foundation. (2019). International MensDay November 2019. Objectives of IMD. Recuperado de https://internationalmensday.com/objectives-of-imd/.


Encuentra contenidos similares en nuestro podcast:
Elisa Queijeiro presenta EQultura, disponible en:

Enviar un comentario