fbpx

9 Datos Curiosos Sobre Los Tamales Para Comentar Este Día de la Candelaria

El origen de los tamales se remonta a tiempos de Tláloc y Huitzilopochtli. Nuestros antepasados realizaban ofrendas de maíz y sacrificaban a un niño en nombre de Tláloc para que éste los beneficiara con lluvias durante el año en tiempos de cosecha.

Con la llegada de los españoles, los sacrificios quedaron prohibidos, pero no las ofrendas de maíz. Es de aquí, de estas ofrendas mexicas y del sincretismo con los costumbres españolas, de donde nace la tradición de los tamales el Día de la Candelaria.

A continuación te contamos más datos curiosos que seguramente no conocías de esta festividad:

I. La palabra “tamal”, proviene del náhuatl tamalli, que significa: envuelto. Nuestros antepasados los rellenaban de carne de pavo o de flamenco, de conejo y pescado, de ranas y hasta ajolotes. 

II. Los cronistas españoles los definieron como “pastelitos” de masa de maíz, que estaban envueltos con las hojas de la misma planta. Se cocían en grandes ollas de barro, y de manera comunitaria, en días de festejo, los tamalli eran la comida central.

III. Uno de los registros más antiguos que se tiene del tamal, data del año 100 a.C. Arqueólogos encontraron en Petén, Guatemala, referencias a esta comida en el Mural de San Bartolo.

IV. Fray Bernardino de Sahagún, uno de los más reconocidos cronistas de la Nueva España, describe a principios del siglo XVI que los tamales tenían diferentes formas y colores: no eran blancos del todo, o “coloraditos”, tampoco eran completamente redondos ni cuadrados. Los tamalli no sólo era comida de la gente común, sino también de los nobles y sacerdotes.

V. En la época prehispánica se decía que la buena autoestima de una mujer, era por su habilidad de hacer tamales. De aquí el dicho: “hay que ser buena pa’l petate y pa’ metate”.

 

metate | Tumblr

Ilustración de mujer trabajando el metate.

VI. Se estima que solamente en la Ciudad de México se consumen más de dos millones de tamales para el Día de la Candelaria, generando una derrama económica de más de 26 millones de pesos.

VII. La tamatóloga Beatriz Ramírez Woolrich, estimó que existen más de 500 variedades de tamales en México, cada uno con sus características, técnicas e ingredientes propios.

VIII. El tamal más grande del mundo de una sola pieza, fue elaborado en Villahermosa Tabasco y tuvo una longitud de 50.05 metros. Su costo osciló entre los 58 y 60 mil pesos. Este tamal de chipilín obtuvo Récord Guiness en 2018.

IX. Los compañeros perfectos para acompañar los tamales, son sin duda el chocolate y el atole. Se estima que 8 de cada 10 tazas de chocolate durante la celebración de La Candelaria están hechas de Chocolate Abuelita™, preparado ya sea como atole de chocolate o como champurrado.

No hay pretexto. En donde estés, festejes o no festejes esta celebración, no dejes de comerte este rico platillo con tanta historia, acompañado de un buen Chocolate Abuelita™ caliente y espumoso.

Enviar un comentario