fbpx

Dr. ATL: México De Mis Volcanes

“En efecto, no nací pintor. Pero nací caminante.
Y el caminar me ha conducido al amor por la naturaleza y al deseo de representarla”.


Septiembre, México se pinta de verde, blanco y rojo. Las paredes de los edificios que rodean el Zócalo sostienen nuestros símbolos patrios; y, al centro de la explanada, nuestra bandera ondea con la belleza y la grandeza que la caracteriza. 

¿Qué es lo que realmente festejamos en estas a las que llamamos fiestas patrias? A veces siento que no muchos tenemos claro el significado de las celebraciones. Históricamente, El Grito de Independencia nos conmueve a todos, llena plazas y reúne familias frente al televisor, corren ríos de tequila y se consumen toneladas de tacos, y qué decir del deleite de los chiles en nogada. Pero en esta época, con tantos sucesos que nos atraviesan, he llegado a la conclusión de que estas fechas buscan ser resignificadas desde nuestro presente, desde nuestra individualidad y el colectivo en el que estamos envueltos.  

El grito de Dolores en dos murales impresionantes - Líder Empresarial

Fragmento de mural de Hidalgo de José Clemente Orozco.

Una de las herramientas más importantes de resignificación es el arte, pues aparte de reflejar el momento histórico en el que se realiza, renueva las formas de pensamiento y abre diferentes perspectivas ante lo que estamos viendo todos. Sí. Nos da nuevos ojos con qué mirar y expande horizontes.

Veamos… ¿Qué es lo primero que se les viene a la mente cuando decimos “Revolución Mexicana” o “Independencia de México”? Yo inmediatamente veo dos imágenes: la de la mujer Adelita colgada del tren, reboso, trenza y faldón volando en blanco y negro; y de la independencia, a Hidalgo claro, a Hidalgo con Guadalupe en el estandarte, y a Morelos, y bueno me seguiría con los caudillos.

Pero también hubo rebeldes cuyas armas fueron los pinceles, los lápices y las máquinas de escribir, cambiaron los revólveres por las cámaras fotográficas y en lienzos plasmaron la historia a color. Hombres y mujeres que decidieron pelear por las tierras mexicanas dando a conocer los colores y la magia de nuestro territorio a través del arte. 

Unsung Heroes: José Clemente Orozco – Tate Etc | Tate

Retrato de Dr. Atl por José Clemente Orozco.

Es por eso que, en estas fechas, queremos hablar de uno de nuestros grandes: Gerardo Murillo, mejor conocido por todos como Dr. Atl. Pintor de la tierra, el aire y el fuego, creó los colores de México; se salió del verde, blanco y rojo para volverlos azules, verdes y arenas poderosos. Nacido en Guadalajara, en 1875, José Gerardo Murillo Cornado, fue el hijo mayor entre siete hijos del matrimonio formado por el farmacéutico Eutiquio Murillo y por Rosa Cornado. Desde que tenía 15 años, comenzó a pintar en talleres en ciudad natal y desde su infancia estuvo obsesionado con los volcanes.

Nunca se sintió identificado con su nombre, y por más que insistía a sus padres que no lo llamaran “Gerardo”, fue hasta 1912, en París, cuando comenzó a firmar sus cuadros como “Atl”, que significa agua en náhuatl. Y qué es el agua sino movimiento; y el movimiento es igual a creación. Pero “Atl” a secas sonaba “desabrido” según el escritor argentino Leopoldo Legunes, quien le sugirió agregar el título de “Dr”, para darle más formalidad al nombre. Al día siguiente fue bautizado por sus amigos en una bañera llena de champaña.

Autorretrato 1959 Dr. Atl Reproducción Arte Pintura Canvas | Mercado Libre

Autorretrato (1959) de Dr. Atl.

Dr. Atl fue una corriente completa de este líquido que vino a transformar la pintura de nuestro país. Su pensamiento, filosofía y revolución fueron realmente los puntos clave que lo convierten en el padre del muralismo, irónicamente, pues no hizo tantos murales. Comenzó a experimentar pintando grandes formatos durante su paso por Europa, pero todos estos intentos fueron destruidos por remodelaciones en los edificios donde los pintó.

Realmente quiso y supo romper con todo lo establecido en el momento, además de que tuvo la delicadeza de los verdaderos maestros, que es fijarse en los jóvenes e impulsarlos. Sin él, Diego Rivera no hubiera llegado a España nunca. Fue su maestro. Le ayudó a vender sus cuadros y a pagar el boleto que lo llevaría en el buque a España. La beca ya la tenía ganada, sí, pero le faltaba cómo llegar y cómo mantenerse.

David Alfaro Siqueiros, Roberto Berdecio, Emilio Ocampo, el Dr. Atl y Diego Rivera - autor no identificado — Google Arts & Culture

David Alfaro Siqueiros, Roberto Berdecio, Emilio Ocampo, el Dr. Atl y Diego Rivera (1961) de Autor no identificado.

En su paso por Italia, recogió las mejores ideas, tanto de vulcanología, como de pintura, y no dudó en compartirlas. Sabemos lo excéntrico y pasional que era, y uno de los mejores ejemplos, fue su atormentado romance con la también pintora Nahui Olin, donde dos corazones explosivos, hicieron erupción. Destrozos tenían que salir de ahí. 

Se han puesto a pensar, ¿qué es lo que atrae a tantos visitantes cada año a México? Me hago la pregunta y de inmediato vienen a mí olores, texturas, paisajes y claro, sabores. Sólo se necesita de un momento para disfrutar lo que nuestras tierras nos dan. México es arte por sí mismo. Pero cuando sus lugares son vistos a través de la mirada de un artista como Dr. Atl, se exaltan los colores y la manera de representar los territorios, se vuelve mística. 

Lo que hace mágicos a sus cuadros son los colores intensos que en ellos vemos; colores únicos que solo en sus pinturas podemos apreciar porque, ¿adivinen qué? ¡Él mismo creaba sus propios lápices y materiales para pintar! ¿Ven cómo sí era todo un revolucionario del arte? ​​

Los Atl-Color, estaban compuestos de resinas, cera, pigmentos y algunos otros materiales peligrosos de la industria moderna. Fundido y molido el conjunto, se hacia “la barrita de color”, como el mismo Murillo las nombraba. Eran parecidas a los colores pasteles, pero al momento de pintar, los tonos no se mezclaban, y tampoco podemos decir que eran parecidas a las acuarelas o a los óleos, porque siempre estaban secos, lo que facilitaba la superposición del color sin que hubiera un “embarradero”.

Agenda de fin de semana - La TempestadLa Tempestad

Volcán Paricutín (1943) de Dr. Atl.

De esta forma, Dr. Atl pudo darle a sus paisajes una gran riqueza de materia, solidez y potente luminosidad, características sin las cuales, sus emblemáticas pinturas de volcanes no serían las mismas. La dureza y la fuerza con la que se ven sus trazos hechos con los Atl-Color sobre las superficies en las que pintaba, dan la textura del terreno volcánico que representaba; y la luminosidad de estas barritas de color, los rojos tan intensos que alcanzaban, daban también la energía y brillantez que la lava recien sálida de un crater posee. 

Sí, Atl era todo un alquimista, filósofo, político y científico, pero su deseo de expresar la energía de la naturaleza, lo acercó también al esoterismo y a la mística a través de la contemplación. Contemplar.,. esa tan importante acción que con la rapidez de nuestro día a día ya no hacemos pero que es tan importante para el cultivo del alma, del espíritu. 

Atl cuenta que “él nunca salía a buscar un paisaje”, sino que siempre dejaba que el paisaje lo buscara a él, que se echara violentamente sobre su sensibilidad. Se detenía ante esa sensación que le provocaba lo que veía y lo analizaba rápidamente, hacía un boceto en blanco y negro, y nunca tardaba más de diez minutos en retratar estas primeras impresiones. Este estado de contemplación que alcanzaba y las emociones que sentía al estar inmerso en la naturaleza, las guardaba en su memoria y decía que, después de un mes o incluso después de un año, cuando recordaba, la sensación permanecía pura, inalterada.

Y es que la palabra “recordar”, quiere decir mucho más que tener a alguien o algo presente en la memoria. Significa “volver a pasar por el corazón”.

Un día tomé una fotografía de unas montañas en medio de un campo agavero y me pregunté, ¿cómo lo hubiera pintado Velasco? Alguien me contestó “Justo así”. Porque este gran paisajista mexicano es lo que hacía. Retratar los valles y montañas tal cual las veía. Y me encanta. Y es lo que los pintores venían haciendo desde Europa por más de un siglo; pero el arte es revolucionario, y los pintores impresionistas y postimpresionistas como Dr. Atl entendieron esto. La perspectiva usada en los cuadros, los colores plasmados tal cual la naturaleza nos los muestra, las escenas realistas y otras características de los paisajistas decimonónicos, comenzaron a ser puestos en tela de juicio. Una vez más, los maestros fueron desafiados.

Dr. Atl: la bestialidad mexicana de los volcanes en el MUNAL | Retruécano

La bestialidad mexicana de los volcanes pintados por Dr. Atl.

La representación subjetiva del color se hizo presente. En vez de las perspectivas renacentistas a las que todos estaban acostumbrados, aparecieron los horizontes curvados en busca de amplitud y movimiento. En vez de esos colores y trazos certeros que llenaban de realismo el cuadro, apareció la fuerza, las pinceladas rápidas, espontáneas, grandes

Comenzó a trabajar en la Academia de San Carlos, donde de inmediato lo nombraron “el agitador“, por predicar rebeldía e incitar a sus alumnos a pensar diferente, a ser irreverentes y subversivos. Diego Rivera, su alumno y amigo cercano, escribió en el texto La increíble historia del Dr. Atl, que “enseñó a ser insolentes a todos los jóvenes”.

Morton Subastas no Twitter: "¡Feliz cumpleaños Dr.Atl! hoy 3 de octubre festejamos al artista originario de Guadalajara, Jalisco, Gerardo Murillo “Dr.Atl” con este autorretrato a subastarse el próximo 15 de noviembre en

Autorretrato de Dr. Atl (1948).

 El activismo político corrió por las venas de Atl desde joven. En 1910 el Gobierno Mexicano, encabezado por Porfirio Díaz, en conjunto con la Escuela de Bellas Artes, organizó una exposición para conmemorar la Independencia, pero la colección sólo tenía piezas de origen español. ¿Cómo era esto posible? Lo leo y parece burla. ¡Celebremos la Independencia de México contra el Imperio Español, dándole espacio a artistas españoles! Ja. Era obvio que una personalidad tan fuerte como Atl con inclinaciones políticas, no iba a pasar esto por alto. Fue así que Murillo organizó una protesta frente a la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes. Para terminar con ella, el gobierno le otorgó tres mil pesos, los cuales invirtió en organizar una gran exposición con puro talento nacional, con primicias de Francisco de la Torre, Diego Rivera y Ponce de León.

En vísperas de la revolución, el doctor se alió con Venustiano Carranza, con quien compartía ideas antiporfiristas. Se convirtió en su jefe de propaganda y lo acompañó durante gran parte de su carrera política.

La vena política de Gerardo Murillo estuvo presente durante toda su vida, excepto en sus pinturas. Aunque fue amante y promotor del movimiento muralista y su lucha social, dedicó sus pinceles a rendirle tributo a la majestuosa naturaleza nacional. Desmenuzó volcanes, el cielo y los paisajes que los rodeaban, no hasta el cansancio, sino hasta que le amputaron una pierna y no pudo escalar más. Pero ni siquiera esto detuvo a nuestro caminante, al contrario, le abrió nuevas perspectivas. A partir de entonces, se dedicó a sobrevolar su México para dejarnos en sus aeropaisajes, el apasionado registro de un territorio por el que vale la pena más de una revolución.  

En los días de la Independencia de México, cuando nos concentramos en el cura Hidalgo, la campana, la Bandera, el estandarte y en las luchas de los libertadores contra el gobierno español, que ya ni siquiera tenía un rey a quien serle leal, se nos olvida que, realmente, la independencia es la que se gana internamente cuando se supera a uno mismo, cuando se decide ser y hacer que la personalidad esté al servicio de los dones, y, por lo tanto, de la gente.

La obra de Dr. Atl y cinco enseñanzas para los montañistas

Eso fue Dr. Atl. Ser humano rebelde con una causa y con una creación que inventó nuevas formas de pintar, y retomó los paisajes y volcanes de México desde sus propios aires. Tan pacíficos y armónicos estruendosos y eruptivos, capaces de terminar con civilizaciones enteras. ¿Cuál es el volcán que hoy en México está haciendo erupción? ¿Dónde estamos parados para ser sepultados por lava, tierra y cenizas? ¿Estamos dispuestos a pintar de nuevos colores a nuestro país?

Quizá nos falta mucho por conocer sobre la personalidad de Dr. Atl, pero su tamaño, sus formas, su inteligencia y sus creaciones, merecen, en este 15 de septiembre, que hablemos de él como el gran independiente, como el que sembró independencia, y que el grito sea desde la inspiración de su arte, creación pura para lo nuestro.


Encuentra contenidos similares en nuestro podcast:
Elisa Queijeiro presenta EQultura, disponible en:

Enviar un comentario